Skip to content

Nuestra experiencia en Silicon Valley

2011 marzo 15
by icaderno

Hace aproximadamente un año, todavía con muchas de las funcionalidades principales de Classora sin un acabado definitivo, tuvimos la oportunidad de viajar al corazón tecnológico del mundo. Silicon Valley es sólo una región al sur de la ciudad de San Francisco, pero para nosotros y para la mayor parte de los emprendedores TIC de este planeta, Silicon Valley significa la primera división, y con diferencia.

Esta zona del mundo gira en torno a la prestigiosa Universidad de Stanford, cuenta con el mayor acelerador lineal de partículas, y es una parada casi obligatoria para cualquier iniciativa tecnológica que pretenda ser internacionalizada con éxito a gran escala. Aquí han nacido empresas como HP, Intel, Apple, Google, Twitter, Yahoo, Adobe, eBay, Sun Microsystems, Oracle, BEA, Cisco… etc. Incluso Facebook, cuya cuna fue ni más ni menos que la mismísima Universidad de Harvard, tuvo que venir hasta aquí para desarrollar con mayores garantías su crecimiento fuera de Estados Unidos.

Yahoo

Pero la contundente supremacía de esta región no es casual. La estrategia de la Bahía de San Francisco y sus zonas adyacentes pasa hoy en día por ofrecer condiciones óptimas. Aunque esto no siempre fue así, actualmente se promueven viajes e intercambios con el fin de atraer ideas, proyectos y emprendedores. En España, la empresa StepOne Ventures, de Bernardo Hernández (Director de Márketing de Producto de Google a nivel mundial), fue pionera en la organización regular de desplazamientos a esta zona. Y gracias a Enrique Dans, tuvimos la fortuna de ser elegidos para uno de los primeros viajes que se llevaron a cabo.

En nuestro caso, el viaje se denominaba Global Business Trip, contaba con la coordinación de la consultora de Carlos Barrabés, y había sido financiado por ICEX y por Banesto. La expedición estaba formada por 11 empresas de toda España, y el plan constaba de un calendario común (con charlas, visitas a museos y recorridos guiados por empresas líderes), y de una parte específica para cada compañía (con reuniones privadas uno-a-uno). Los interlocutores para las reuniones privadas los conseguía la empresa StepOne en función del estado de madurez de cada compañía y de sus intereses al otro lado del océano.

Intel

 

Agenda común del viaje

Durante la parte común tuvimos la ocasión de visitar el Intel Museum (en el que se hace un entretenido y didáctico repaso a la historia de la computación y los microprocesadores), el Plug&Play Tech Center (un vivero de startups situado en el centro del valle, en el que se fomenta un ambiente de sinergia y colaboración, y por el cual han pasado iniciativas muy destacadas a posteriori). También pudimos ver por dentro las oficinas centrales de Yahoo (realmente impresionantes y nada comparables con el concepto de empresa al que estábamos acostumbrados). Pero quizá lo que más nos impactó fue la visita a Googleplex, de mano de Bernardo Hernández. Entre otras cosas, en las oficinas centrales de Google tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano el futuro de la Sociedad de la Información que augura y pretende esta compañía. También comprobamos sus excelentes condiciones de trabajo, y saboreamos su cocina internacional rodeados de los empleados que la convierten en la empresa con mayor promedio intelectual de la Tierra.

A la entrada de Google

Esta parte común del Business Trip se completó con una charla en el Ayuntamiento de San Francisco (donde una oficial del alcalde nos vendió las ventajas que supondría para nuestras empresas el desembarco en su ciudad), y una muy interesante serie de ponencias en la oficina de Menlo Park del prestigioso bufete de abogados Orrick. Allí habló un abogado especializado en asesoramiento de empresas extranjeras, y dos analistas VC, que nos contaron los criterios de sus respectivas compañías para decidir invertir en una startup. Sin embargo, para nosotros la charla más provechosa vino de la mano de Xavier Verdaguer, un empresario catalán afincado en California desde hace años, y que entre otras cosas es el principal impulsor de la empresa Innovalley. El final del viaje se formalizó con un cocktail de despedida en las oficinas de Opinno en San Francisco. Opinno es la empresa de Pedro Moneo (director de la edición en español de la revista Technology Review del MIT) y ofrece servicios de aceleración y aterrizaje de compañías españolas en Estados Unidos.

 

Nuestras reuniones

La primera reunión privada de Classora fue, como no podía ser de otra forma, con una firma de Venture Capital: Norwest Venture Partners (NVP). La sede de esta empresa se encuentra muy cerca del centro de Palo Alto, y allí estábamos nosotros, dispuestos a poner en práctica por primera vez nuestra presentación íntegramente en inglés. Nos habían advertido de la tremenda importancia de tener un elevator pitch perfecto, capaz de captar la atención de nuestros interlocutores en los primeros segundos. De lo contrario, la reunión no duraría más de 10 minutos (algo que por cierto pasaba en la mayoría de las ocasiones). Afortunadamente, esta primera reunión duró 1 hora y 15 minutos. Salimos muy satisfechos no sólo por el increíble interés que suscitó el proyecto, sino porque obtuvimos un feedback muy completo y constructivo. En NVP se mostraron interesados en mantener el contacto con nosotros y en realizar un tracking trimestral de Classora.

La siguiente reunión fue con la empresa Wolfram Research, creadora del programa Mathematica (referencia indiscutible en cualquier universidad para el desarrollo de modelos matemáticos) y responsable del ambicioso proyecto para Internet Wolfram Alpha. Wolfram Alpha se autodenomina el primer y único motor de conocimiento computacional capaz de resolver cualquier cálculo y representar cualquier función, por compleja que sea. Además, guardan información estructurada sobre elementos como personas o empresas. Esta reunión se llevó a cabo mediante conference call y, como cabía esperar, se centró especialmente en aspectos técnicos sobre cómo cargar información nueva y cómo manejar los datos disponibles. El resultado no fue tan interesante como en el caso anterior, pero sirvió para coger un poquito de confianza, ya que en algunos aspectos el gap no es tan grande.

eBay

La tercera reunión fue ni más ni menos que con Google. Viéndolo con perspectiva, hay que reconocer que fuimos bastante atrevidos al solicitar un encuentro con esta compañía: dada su extraordinaria fuerza de trabajo, serían capaces de copiar y mejorar una iniciativa como Classora en cuestión de semanas. Pero el destino nos llevó hasta allí, así que les contamos de forma superficial nuestro modelo basado en organizar la información de Internet en unidades de conocimiento e informes, haciendo especial hincapié en la posibilidad de cruzar ambos conceptos para crear una visión nueva de la información, sobre la que poder realizar enriquecimiento semántico y aplicar técnicas de Business Intelligence. La interlocutora era una persona que formaba parte del equipo responsable del motor de búsqueda, así que en un momento dado surgió un debate interesante cuando nos transmitió que la aproximación de Google a la Web Semántica pasaba por conseguir estructurar de forma automática los grandes volúmenes de información que ya almacenan internamente, en vez de hacer un crecimiento dirigido, como planteábamos nosotros (y otras iniciativas como FreebaseTrue Knowledge). Classora Knowledge Base les pareció un proyecto curioso e innovador pero, evidentemente, demasiado verde como para poder ser evaluado con precisión. Resulta paradójico que a los pocos meses Google adquiriese Freebase.

La última reunión fue con el profesor Christopher Manning, de la Universidad de Stanford. Christopher es australiano (lo que dificultó un poquito la comunicación debido a su fuerte acento) y pertenece al Grupo de Procesamiento de Lenguages Naturales. Aunque esta reunión tenía un corte meramente técnico (queríamos perfilar la mejor manera de plantear consultas a la base de conocimiento de Classora), presentaba el aliciente de saber la opinión de un profesor de la universidad más prestigiosa del mundo. Por suerte, Christopher estaba empapado del espíritu emprendedor de Silicon Valley, comprendió el potencial del proyecto y nos animó a seguir adelante con todas sus fuerzas.

 

Conclusiones principales y lecciones aprendidas

Dada su influencia sobre el resto del mundo, la cultura del Silicon Valley es algo digno de analizar: ¿cómo es posible que se haya creado un ecosistema tan idóneo para emprender? Nosotros hemos sintetizado tres conclusiones en función de la experiencia que nos tocó vivir:

El capital está enfocado a innovación y tecnología. La famosa calle Sand Hill Road, que aglutina la mayor cantidad de empresas de Venture Capital del mundo, está a apenas 1 milla de la Universidad de Standford (10.000 km en el caso, por ejemplo, de la Universidad de La Coruña). Esos pocos metros que se pueden hacer caminando en 15 minutos son la única barrera que separara a los estudiantes (y demás posibles emprendedores) de unos inversores muy experimentados y hambrientos de proyectos tecnológicos en cualquiera de sus fases.

La principal diferencia es la mentalidad, cuando presentábamos Classora a los Venture Capital, hacíamos mucho hincapié en que se trata de un proyecto con posible audiencia mundial. La tercera vez que mencionamos la palabra «worldwide», el inversor nos interrumpió diciendo: «nuestros proyectos son siempre a escala mundial, sino a estas alturas ya no os estaríamos escuchando». Bajo nuestro punto de vista, esa manera de entender los negocios, viendo el mercado mundial como algo cotidiano, es algo poco común en España.

El liderazgo de la Universidad, por ejemplo, Stanford ha ejercido una gran influencia en muchos de los talentos generados en la región: William Hewlett y David Packard (fundadores de HP), David Filo y Jerry Yang (Yahoo), Sergey Brin y Larry Page (Google)… etc. con su constante alimentación del espíritu emprendedor. Pero quizá lo más destacable es que la Universidad no está incentivada por el Estado en función de indicadores banales (por ejemplo, su número de publicaciones), sino que muchos profesores cuentan con patrocinios privados de empresas que deben traducirse al final del año en nuevos productos, patentes, procesos de mejora, avances técnicos… etc. En resumen, la Universidad debe orientar la investigación al mundo real, y sus objetivos se miden aplicando los resultados obtenidos al mundo empresarial, con cifras y retornos concretos.

Apple

En fin, la experiencia fue muy positiva y recomendable. Debemos agradecérselo especialmente a nuestros compañeros de viaje y a Jennifer AquinoMaría FanjulBeto Juarez, Nacho Gutiérrez, Luis GutiérrezCecile Baux, que hicieron un extraordinario trabajo de coordinación. Si alguno de vosotros tenéis la oportunidad, os invitamos a que estudiéis y visitéis esta zona del mundo: un sitio donde se busca el éxito pero se aplaude el fracaso. Porque el objetivo final es, simplemente, la innovación continua.

11 Responses leave one →
  1. marzo 15, 2011

    “un sitio donde se busca el éxito pero se aplaude el fracaso.”

    Que genial frase, y tan cierta, deberíamos perder el miedo al fracaso y sencillamente producir.

    • marzo 17, 2011

      Cierto, lo normal cuando se intenta crear algo nuevo (ya sea una empresa o una tecnología innovadora) es que no se consiga a la primera. Es como andar en bicicleta, creo que nadie lo consigue la primera vez que lo intenta. Sin embargo, cada vez que te caes estás aprendiendo algo nuevo, y aumentas la probabilidad de que a la siguiente ocasión te salga mejor. Creo que eso es lo que saben en San Francisco, pero no tanto en España.

  2. marzo 15, 2011

    Estupenda información. Ha sido como estar con vosotros contando nuestra experiencia y ver cómo sería recibida.
    Gracias por compartir las expriencias.
    Abrazo Molinero

    • marzo 17, 2011

      Muchas gracias, Eduardo. Hemos intentando transmitir nuestras sensaciones en la medida de lo posible. Siempre da gusto recibir un feedback tan positivo como el vuestro. Un abrazo.

  3. Maria Fanjul permalink
    marzo 16, 2011

    Muchas gracias por compartir vuestras experiencias y por vuestros cariñosos comentarios.

    No hubieramos podido hacer nuestro trabajo si no tuvierais un producto y un equipo extraordinario. Esperamos veros pronto por Sand Hill Road!

    Un abrazo,
    Maria

    • marzo 17, 2011

      Gracias a vosotros, María. En StepOne estáis realizando una labor genial. Os agradecemos una vez más vuestros consejos y vuestra ayuda para preparar las reuniones.

      Un fuerte abrazo,
      Iván

  4. octubre 7, 2011

    Tengo que darle las gracias por compartir este conocimiento con respecto a la gestión de las universidades. Estoy recopilando información de diferentes discusiones al respecto. Tenga un buen día.

    • octubre 7, 2011

      Pues cualquier cosa en la que podamos ayudar, estaremos encantados de hacerlo. Un cordial saludo.

  5. Mariana Hernández permalink
    marzo 26, 2014

    Gracias por compartir tu experiencia, la verdad muchos queremos conocer ese lugar, por ejemplo, yo cuando supe de la serie de comedia llamada como ese lugar, me interesó mucho conocerlo. Creo que te llenas de esa vibra emprendedora.

Trackbacks and Pingbacks

  1. Classora: “Our Experience in Silicon Valley” StepOne
  2. Motores de enriquecimiento semántico de contenidos « El Blog de Classora

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS